Developed in conjunction with Joomla extensions.

Ci Penso Io...!

COLABORAMOS

SITIOS AMIGOS

NOS APOYAN

Eventi

December 2017
M T W T F S S
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Counter

Today1
Month436
All117687

Cerca


REGISTRO DE OBRAS

Viaje por Italia (7) por A de Azcárraga

WORK IN PROGRESS...

(siguiendo el recorrido por Florencia, luego de los Uffizi...por los jardines Boboli...)

El museo Moderno está lleno de pinturas italianas del XIX, lo que equivale a decir que tiene tan limitado nivel artístico como el Moderno de Madrid. Más bajo aún porque la pintura decimonónica italiana fue todavía peor que la española. El siglo XIX, siglo triunfal de la novela, fue un siglo más literario que plástico y, con la sola excepción de la escuela impresionista y alguna individualidad suelta, fue un mal siglo para la pintura.

Todo un siglo de cuadros anecdóticos o históricos, de guardarropía; de pintura pobre de color, convencional y enfática.

Es curioso que durante tantos años el gusto público y los artistas se obstinaran tercamente en hacer literatura con la pintura, error ya denunciado por Lessing en el siglo precedente. De la pintura italiana tan solo merecen atención Fattori y algún otro florentino de los llamados macchiauoli – manchistas—un tanto emparentados con el impresionismo francés.
A la salida del museo, en una trattoria cercana, bebí un vaso de Chianti, vino al que me había apuntado desde que lo probé. Me reanimo para dar un paseo por los Jardines Boboli, que se extienden, tras el palacio Pitti, sobre una suave colina.

Avenidas, bosquecillos, fuentes y plazoletas, todo era en estos mágicos jardines, equilibrado y natural. Estatuas y obeliscos, abetos solitarios en el centro de círculos de césped, piedras o flores, daban la sensación de haberse instalado allí espontáneamente y permanecer con dichosa tranquilidad. Desde el punto más alto, el jardín del Caballero, pude contemplar el fuerte Belvedere, que construyo Miguel Ángel.

Luego descendí por una avenida flanqueada de mirtos, cipreses y estatuas, digna de figurar en el Olimpo. En cualquier parte se respiraba un clima acogedor y sedante; un clima, dicho con fraseología demodé, para espíritus amantes de la belleza y un tanto desencantados de la vida.
Estos jardines Boboli constituyen un buen ejemplo de jardín a la italiana, que siempre busca una acomodación con la naturaleza sin forzarla más de lo necesario. El jardín italiano es el término medio – claro, bello y humano – entre el jardín romántico inglés, donde la naturaleza manda, y el racionalista francés, en el que la naturaleza está sometida al yugo de la geometría.

Antes de abandonarlo se me ofreció allí un espectáculo insólito. Un cisne, respaldado contra un seto, hacia frente con denuedo a un agresivo can. No tuve que intervenir en su defensa: el ave, con sordo graznar, lanzaba tan feroces picotazos que el perro abandonó el combate rabo entre las piernas. Y aquella misma noche leí en un periódico italiano que una raposa, al pretender devorar unas gallinas había sido cegada a picotazos por el gallo del corral, que legitimaba así sus derechos al sultanato. La poética timidez de las aves, sean de estanque o de corral, es otro concepto más, como la perversidad de Maquiavelo, que deberá ser revisado.


Más tarde en una taberna, pregunte la dirección de la iglesia de Santa María del Carmine – del Carmelo --, y un hombre alto y con barba de muchos días se ofreció a acompañarme. Estaba un poco bebido; y a mí me pareció uno de esos borrachos soberbios y melancólicos de que hablaba Antonio Machado:


"En todas partes he visto
caravanas de tristeza,
soberbios y melancólicos
borrachos de barba negra,
Y pedantones al paño
que miran, callan y piensan
que saben, porque no beben
el vino de las tabernas"
Pero yo no tengo prejuicios contra las tabernas, "delicada invención" en el sentir de otro poeta antiguo; y el saber basado en el absentismo me pareció siempre un mezquino saber. Así pues, tome unas copas con el melancólico italiano y salimos, ya amigos, a la calle.


Por el camino me dijo que Italia era y había sido siempre muy hermosa y que ahora progresaba velozmente.
--Tendrán ustedes buenos gobiernos – sugerí yo, por decir algo.
-- ¡Bah, eso es igual! Es el mundo el que progresa, a pesar de los gobiernos. La prueba es que en todas partes, con gobiernos de todos los colores, también se progresa. Es la inventiva, el trabajo de los hombres...Los gobiernos hacen muy poco; basta con que no estorben. Son como las presidencias de las procesiones: parece que dirigen cuando la verdad es que no han hecho más que ponerse en el lugar más destacado. Si, por error, se desviaran por una calle que la procesión ha de atravesar, se quedarían solos, y la procesión seguiría su camino sin ellos, y tal vez más ligeramente.
...
En la iglesia del Carmine fui a ver directamente la capilla Brancacci, donde se hallan las pinturas al fresco de Masaccio. Junto a la capilla había, como ahora es uso en tantos monumentos, un aparato tragaperras con auriculares. Echando una moneda de cincuenta liras podía escucharse, en el idioma correspondiente al botón oprimido, la oportuna explicación. Aquí, este aparato estaba acompañado de otro, en el que había que introducir otra moneda para que se encendieran por cierto tiempo los reflectores que iluminan las pinturas.


Así como los escultores florentinos iban a contemplar, para instruirse, las puertas del Paraíso del Baptisterio, los pintores Rafael entre ellos, venían a esta capilla Brancacci para estudiar los murales de Masaccio. Estas pinturas, luego de haber sufrido por cuatro largos siglos las ofensas de la humedad, del fuego y de las restauraciones, muestran todavía el genio de su autor.

Dos solas figuras, las de Adán y Eva expulsados del Paraíso, bastarían para expresar toda la originalidad, la fuerza y la angustia del Renacimiento, y hasta lo que el Renacimiento debe a la antigüedad. Esta Eva avergonzada, pese a que su dolor es ya cristiano, delata la imitación a la estatutaria clásica. La actitud de los brazos esta calcada de la Venus de Medicis.


Masaccio fue el primer pintor plenamente renacentista, como Donatello fue el escultor y Brunelleschi el arquitecto; un terceto de hombres que bastaría, si Florencia no tuviera muchos más, para otorgar a esta ciudad una gloria imperecedera. Masaccio prueba aquí, en esta capilla, haber sido el fundador de la pintura moderna, que no ha hecho otra cosa, después de él y hasta el impresionismo., que desarrollar las premisas establecidas en su obra. Diseño por masas, volumen, perspectiva, distribución de la luz, composición y expresión; todo está en los murales de Masaccio.


No crean que exagero. Una gentil dama italiana, que en compañía de su esposo llevaba un rato contemplando las pinturas, se volvió de pronto a el y dijo:
--¿Te has en la cara de esa Eva? Ahí esta Goya.


Era verdad. Masaccio, muerto a los veintisiete años, nos dejó en esta capilla un legado colosal y profético; un mensaje que tiene todavía plena vigencia, plena modernidad. Las obras maestras, las que verdaderamente merecen ese título, son obras de su tiempo y de todos los tiempos.


A la salida de la iglesia trabe conversación con el matrimonio italiano. Resulto que habían estado en España, y la señora, y sobre todo su marido, me hablaron de Goya con una admiración superlativa. ¡Que extremos de alabanza, que gestos de ponderación al estilo de Vittorio de Sica! Pero su entusiasmo era sincero. A los italianos, acostumbrados a la belleza y armonía clásica, Goya tiene que producirles un shock tremendo, algo así como un puñetazo en el ojo.

(De: "Viaje por Italia" Edición 1967)

 

La Laguna (57) per N. Cataldo

VERSIONE SPAGNOLA

Ciao a tutti e buona estate!

Finalmente ci siamo, no? Quella che, a mio parere, è la migliore stagione dell'anno è cominciata PLAZATFE

da una decina di giorni.

Vi scrivo, infatti, nel primo pomeriggio della prima domenica di luglio dal salone di casa mia mentre fuori c'è una gran bella temperatura anche se non fa troppo caldo. Come al solito non invidio affatto la (povera;) gente dell'Europa continentale che deve continuare a lavorare nei mesi di giugno e luglio con delle temperature africane.

Paradossalmente qui, vicino al continente africano, i venti alisei fanno sì che il caldo sia facilmente sopportabile.

Che ho fatto nel mese di giugno, a parte godermi il bel tempo e lavorare?

Un bel po' di cose. In onore alla mia mamma potremmo cominciare dal giorno del mio compleanno contraddistinto

quest'anno da vari regali, dei quali uno davvero speciale.

Non so se ve ne ricordate dai blog degli anni precedenti, ma compio gli anni il quattro giugno che trago

quest'anno è caduto di domenica e subito dopo la finale di Champion's League tanto che i due

festeggiamenti si sono sovrapposti.

E si può dire che ho cominciato a festeggiare con qualche ora d'anticipo e in coincidenza con il fischio finale della finale o anche prima perché da un certo punto del secondo tempo era chiarissimo che il mio Real Madrid avrebbe portato a casa la coppa.

Se avete visto la partita, sarete d'accordo sul fatto che nel secondo tempo la Juve è completamente sparita. In ogni caso, onore agli amici juventini per essere arrivati fino in finale.

Ho visto la partita a casa di Teo, un amico de La Laguna, e c'era anche Juan. Entrambi madridisti come me.

Durante la partita un'ottima cena innaffiata da un gran vino e alla fine spumante catalano per festeggiare e per inviare una foto a mo' di presa in giro agli amici del Barça ;)

Dopo per continuare con i festeggiamenti siamo finiti prima al Tin Tin, poi all'Aguere e, infine, nel  BARLAGUNERO

Blues Bar, tre dei migliori locali de La Laguna.

A mezzanotte, quando era già il mio compleanno, eravamo già passati all'arehucas cola e così siamo

andati avanti fino alle quattro del mattino, credo ;) Ho ricordi un po' sfocati della serata durante la

quale come sempre ho incontrato un paio di studenti che si sono resi conto che anche i professori

escono (ogni tanto) la sera.

Quello che ricordo è che verso le nove del mattino mi sono svegliato sul divano di casa del mio amico Juan che mi ha ospitato per qualche ora perché non ero assolutamente in condizioni di guidare. Già sobrio, ma con una resaca impressionante sono tornato a casa dove ho passato la giornata tra il letto e il divano. È che come si dice qui: "quien ha tenido mala noche, no puede tener buen día". Nel tardo pomeriggio, però, ho trovato le forze per andare allo stadio per vedere l'ultima partita in casa del Tete nel campionato regolare.

E qui viene la nota negativa del mese: l'anno prossimo il Tenerife continuerà a militare in seconda divisione. Peccato perché questa volta ci siamo andati davvero vicini.

Dopo avere eliminato il Cádiz nella semifinale dei playoff, il Tete ha perso la finale contro il Getafe. TETE GETAFE

Ho seguito tutte le partite. Quelle in casa in uno stadio tutto esaurito e nel quale si respirava un gran

bell'ambiente e quelle fuori in giro per i bar de La Laguna.

L'ultima e decisiva partita a Getafe, nella periferia di Madrid, l'ho vista con un paio di amici in una

pausa calcistica che ci siamo concessi dal Día de la Música.

Di che si tratta? Una volta all'anno, normalmente a fine giugno, a La Laguna si tiene questa bella manifestazione e allora la

città si riempie di palcoscenici con musica di tutti i generi che suona dalle cinque del pomeriggio fino a notte fonda.

E allora dopo la partita abbiamo bevuto un paio di birre per dimenticare il risultato negativo e in un  PIE PELOTA

sorteggio che festeggiava l'anniversario del Beers, ottima birreria nel centro de La Laguna, abbiamo

vinto un pallone da calcio con il quale ho finito per giocare nel centro storico fino a notte fonda.

Non ci posso fare niente: il pallone è uno dei miei vizi e se vedere calcio in tv o dal vivo mi piace

molto, quando ho un pallone tra i piedi mi dimentico di tutto il resto;)

Un paio di anni fa, sono stato qualche mese con una ragazza particolarmente gelosa e io, che sono una persona fedele, per tranquillizarla le dicevo "devi essere gelosa solo del pallone!" Funzionava, anche se poi la storia non ha funzionato per altri motivi.


Tornando alla festa della musica, mentre percorrevo la calle Herradores palla al piede, sono stato intercettato da un difensore davvero particolare: una simpaticissima collega di lavoro che mi ha visto in versione bambino (leggermente brillo) felicissimo con il suo pallone. E quindi in questo mese mi sono fatto sgamare sia dai miei studenti che dai colleghi ;)


Gli altri due fine settimana del mese, li ho passati soprattutto al sud dell'isola.

Il secondo sabato del mese, infatti, sono andato a FerItalia, una fiera e festa italiana ad Adeje. C'erano moltissimi connazionali e stand nei quali si potevano provare prodotti italiani. Era una vita che non mangiavo un arancino siciliano o un panino con la porchetta.

E poi, ho preso un ottimo caffé napoletano e comprato un paio di bottiglie di vino italiano. Alla fine, visto che ero da quelle parti, sono rimasto qualche ora in spiaggia prima di tornare nel nord dell'isola.


Anche il venerdì e il sabato seguenti sono stato al sud e concretamente a El Médano per la festa diSANJUAN17

San Juan. Si tratta della notte più corta dell'anno e in tutta la Spagna ci sono feste con musica e falò

in spiaggia ed è molto simile a quello che succede sulle spiagge italiane la notte di Ferragosto.

C'era un sacco di gente e dopo la festa mi sono fermato a dormire a Los Abrigos dalla mia amica Sandra.

La mattina dopo mi sono svegliato con calma e mi sono fatto una bella corsetta di circa sei chilometri
TEJITA17

fino a El Médano dove ho fatto colazione e un giretto nel mercato. Il ritorno l'ho fatto camminando e

con una sosta con tanto di bagno nudista alla Tejita, una delle migliori spiagge dell'isola.

Mi sarebbe piaciuto ricominciare a correre subito dopo il bagno, ma ho pensato che tornando più

lentamente avrei concesso a Sandra almeno una mezz'ora in più di sonno ;)


Per il resto in questo mese un po' di lavoro e soprattutto organizzazione delle vacanze di agosto delle quali evidentemente vi parlerò più avanti.

Nel prossimo blog, invece, vi parlerò sicuramente della visita del mio amico Giuseppe e delle nozze BODA

di Abi e Miguel.

Un abbraccio e a presto,
Nico

N.R.: Tanti Auguri e mille grazie, Nico!

 

Viaje por Italia (6) por A. de Azcárraga

 

"...El Museo de los Uffizi, el mejor de Florencia y uno de los más importantes deEuropa, se alberga  

UFFIZI 1

en una hermosa construcción erigida por Vasari entre el Palacio de la Señoria y el río Arno.

El museo se abre a las nueve y media; pero un buen rato antes agaurdaba ya ante sus puertas una

muchedumbre en la que abundaban las mujeres, desde las rubio lino escandinavas hasta el negro

azabache africanas, pasando por alguna amarillas con kimono y otras de piel cetrina envueltas en túnicas color calabaza.

También había bastantes suramericanas y, narturalmente, italianas. Pocas cosas dan idea de la incorporación total del  sexo

femenino a la vida moderna como esta su presencia masiva, tan grata, entre los visitantes de monumentos y museos.

Lo malo de los museos, hoy, son los guías. Moviéndose como sacristanes en su iglesia, irrumpen  GUIA UFIZZI

en las salas al frente de  sus grupos, que les siguen como rebaños atontados y oyen distraídamente

sus explicaciones, dadas en voz demasiado alta, sin consideración a los visitantes que no pertenecen

a su grey. Y si hablan en nuestro idioma o en otro del que entendemos algo, es mucho peor.

Sus explicaciones, en general, son un montón de banalidades sin gracia, dichas de carretilla.

No teman que yo vaya a hacer ahora lo que censuro y empiece a describirles la pinacoteca de los Uffizi. Pero si quiero aludir a cierto aleccionador contraste entre las pinturas flammenca y florentina, que nunca se me había hecho tan evidente como aquí...

Fue al detenerme en la puerta de dos salas contíguas, desde donde podía ver, casi simultáneamente, dos obras maestras:

La Primavera, de Botticelli, y La Adoración de los Pastores, de Hugo Van der Goes

Botticelli y Goes eran de la misma època y pareja edad. Ambos tenían una sensibillidad enfermiza y PRIMAVERA UFIZZI

ambos sufrieron, al final de su vida, una crisis espiritual que al flamenco le impulsó a entrar en

religión y al italiano a sentirse atacado de melancolía y a quemar algunas de sus pinturas en las

fallas que organizaba Savonarola.

Pues bien; pese a la identidad de època y al paralelismo biográfico de ambos artistas, qué estilos UFFIYI 2

tan diferentes los suyos!

Botticelli es el pintor de la coquetería lánguida, de la gracia triste y decadente, de la belleza que se

marchita; Van der Goes es un pintor atento, severo y grave.

La línea de Botticelli es ondulante e hiperestètica --en pintura, creo, no existen curvas de sensibilidad más viva y delicada que las de otro cuadro suyo de este museo, las que dibujan la cabellera de El nacimiento de Venus --. La línea de Van der Goes, rígida y angulosa, es más fuerte. Las pálidas e ingrávidas figuras del italiano, de fisonomía tan extrañamente moderna, son puros arabescos que danzan; los densos personajes del flamenco, lo miso su Virgen y ángeles idealizados que sus pastores de diseño casi naturalista, se mantienen inmóviles.

En cuanto a la composición, suelta y desahogada en La Primavera, aparece arracimada y UFIZZI 3

comprimida en La Adoración, aunque esta segunda obra sea la de mayores dimensiones.

Paradoja explicable, porque la pintura flamenca se desarrollo a partir de la miniatura y la

italiana a partir de los frescos, y de ahí que los cuadros flamencos sean todos poco como

miniaturas ampliadas y los italianos tengan siempre algo de la monumentalidad de los murales, de

los que vienen a ser una reducción.

Entren los flamencos subsiste un eco gótico, perceptible en cierta desmaña en el diseño de figuras, en el modo fragmentario de concebir el cuadro: el grupo de los pastores de Van der Goes casi parece de otra mano; los ángeles del primer tèrmino, de otro cuadro hecho a escala menor.

En las pinturas italianas, mejor articuladas, impera ya la libertad renacentista dentro de una visión más homogénea; su variedad está subordinada a la unidad.

Pero la máxima diferencia entre las obras citadas se halla en el color. El de Botticelli es delgado y pálido, enfermizo; el de Goes, sólido y brillante, como esmaltado. Los intensos azules y blanco de la Adoración, sus rojos vivos y la frescura de sus verdes contrastan fuertemente con el apagado cromatismo de La Primavera.

No trato de decidir qué obra es la mejor: Boticelli conmueve más nuestra sensibilidad intelectual, Goes la plástica. Pero sí me atrevo a asegurar que, en cuanto a riqueza de color, Van der Goes supera a Botticelli. Y, generalizando, que los flamencos fueron  en tal aspecto superiores a los florentinos.

Otro día, en una tarde cálida y luminosa fui a ver el sgundo gran museo de Florencia, la galeria Pitti. PUENTE VIEJO FI

Hube de cruzar el Arno por el puente Viejo, cuyooo nombre está plenamente justificado porque fue 

el único no destruído durante la guerra.

Exclusivo para peatones, este puente es en realidad un callejón formado por las pequeñas tiendas alineadas en ambos pretiles, de los que sobresalen, como las casas colgantes de Cuenca, para proyectarse sobre el río. Su abigarrado apretujamiento rescuerda un poco la Alcaicería granadina; pero las tiendas del puente Viejo son más lujosas, bastante más de lonque haría suponer su ligereza y tamaño.

En su mayor parte exhiben artículos de plata y cuero, joyas, cerámicas y demás productos de trabajo manual en que los florentinos fueron siempre maestros.

La artesanía sigue siendo muy importante en Florencia. En los soportales de los Uffizi, en torno a la plaza del Duomo y, en general, en todas las calles frequentadas,  son muy numerosos los puestos ambulantes, y más todavía las tiendecillas modestas donde se venden toda clase de objetos y los consabidos souvenirs.

En el centro del puente Viejo hay un pequeño espacio sin tiendas , un soportal donde se halla la TARGA DANTE

inscripción de unos versos de Dante. Ya había leído, en la lápida de una calle cercana a mi hotel,

otros versos delpoeta alusivos a esa misma calle, por la que vió alejarse a Beatríz. Los italianos

recuerdan a los hombres ilustres constantemente, en especial al más grande poeta-filósofo de Italia y del mundo. (...).

Cruzando el puente seguí por la via dedicada a Guicciardini, otro florentino ilustre, embajador ante Fernando el Católico y también historiador -- al que tradujo a nuestra lengua nada menos que Felipe IV --; y al final desemboqué en la plaza Pitti, donde se halla el palacio de tal nombre, el más colosal de la ciudad y de aspecto un tanto  carcelario.

Brunelleschhi dispuso en su fachada ese aparejo de sillares rústicos que ha quedado típico de los palacios renancentistas -- como el de Carlos V en Granada --y que hace jugar muy bellamente luces  y sombras en los muros.

Pero este aparejo, en palacio tan macizo como el Pitti, acrecienta su aire adusto. Durante varios PITTI FLORENCIA

siglos fue mansión de los Medici y hoy alberga la Galeria Pitti y el Museo de Arte Moderno.

 

 

 

...SIGUE!

 

 

:: Cipensoio ::, Powered by Joomla! Hosting by SiteGround